Macho Gamma


Lo siguiente, es la interpretación de un importante estudio estadístico realizado hace 5 años atrás en Chile:

Imagina una sociedad con 10 hombres y 10 Mujeres. Las diez mujeres dirán tener pareja, mientras que sólo dos hombres dirán tenerla.

La primera conclusión resulta evidente: cuantitativamente hay 2 hombres que tienen más de una pareja, y 8 hombres sin pareja. Una segunda conclusión es el aspecto cualitativo: esos 2 hombres (macho-alfa) se basarían en la mentira y la persuasión (entre otros trucos de dudosa moralidad en el cortejo) para obtener el afecto de las 10 mujeres (hembras), y los 8 hombres que quedan (macho-beta) son aquellos que preferirían masturbarse o pagar una prostituta antes que establecer una relación.

Ahora bien, cualquiera diría que los macho-alfa son los más cotizados. Pero lo cierto es que los macho-alfa son los que más cotizan y, por medio del cortejo, abarcan el espectro de las 10 mujeres. No obstante, las hembras, sin mucho éxito se conforman con "aguantar" al macho-alfa, al no poder ellas establecer vínculo con los macho-beta.

El macho-alfa es caracterizado en los estudios de mercado por ser aficionado al fútbol la cerveza y la carne asada (y obviamente al rol erótico de la mujer). Mientras que, el macho-beta, es caracterizado por el mercado por ser aficionado a la lectura la música y el uso de nuevas tecnologías. Así pues, por una parte el macho-alfa usa su tiempo en consolidarse como el centro de la atención ya sea a través del culto a la apariencia o el afán de establecer innumerables contactos personales y asistir a variados eventos sociales; y por otra parte, el macho-beta prefiere los círculos sociales cerrados afanándose por pertenecer a una élite y ser reconocido como alguien "especial" u original (muchas veces despreciando al macho-alfa para obtener el éxito).

También se podría creer que, la anhelada fidelidad (o estabilidad de pareja) que buscan muchas mujeres, es posible encontrarla en los macho-beta; pero no es así: los macho-beta, como ya se dijo, no establecen vínculos con una mujer a menos que ella sea un medio para obtener algo que ellos quieren (compañía, provocar envidia, labores domésticas, superar el tedio). Tampoco hay fidelidad con el macho-alfa, por una razón muy sencilla: ellos no pueden decirle que "no" a una mujer (pues las quieren a todas). Y por si fuera poco, las hembras paradójicamente usan la infidelidad como camino para alcanzar la utópica fidelidad; pero ese es otro tema.

Por todo lo anterior, ya hay algo claro: en esta sociedad, las mujeres urgentemente necesitan a un "macho-gamma" si es que quieren ser felices. Sinceramente, no creo esa historia de que a ellas les "encanta" la infidelidad (pues biológicamente son organismos de naturaleza receptora). Pero nunca lograrán aquella fidelidad si las madres siguen criando a sus hijos con el típico resentimiento que ellas tienen de los hombres, o viviendo relaciones fugaces sólo para ocultar sus innumerables heridas sentimentales. El nacimiento del macho-gamma depende de ellas.