El cliente



Tú y... tú. Vengan para acá. Le daré todo mi dinero al chulo, y también mis tierras y mis fábricas. Creo que ese pago es suficiente como para que estén conmigo toda la vida... aunque sólo me conformo con una noche, para que el resto de los días pueda verlas a ustedes en libertad.