Hijo Ausente




Ese niño un día creció y siendo adulto decidió ir a buscar a su padre ausente. Trágica sorpresa cuando se enteró que su padre se había suicidado producto de la profunda depresión desencadenada cuando lo separaron de sus hijos.

Ese día dejó de creer en la frase "salió a comprar leche y no volvió". Se sintió engañado y manipulado. Le costó mucho superar el hecho que su madre era conflictiva no sólo con este niño ya adulto, sino que también era manipuladora con su padre y con otros hombres.

Descubrió además que, un tal Jorge Corsi, era el promotor y divulgador de las leyes que permitían la separación de los hijos con respecto al papá (en varios países del mundo). Fue en búsqueda de este "académico". Pero su amargura aumentó cuando supo que ese "sicólogo" había sido apresado bajo el cargo de liderar una red internacional de pedofilia, cuyos clientes eran personas ligadas a la política.

Este niño ya adulto comenzó a desconfiar de toda mujer y se refugió en la soledad. Su paranoia crecería al final de sus días cuando empezó a creer en conspiraciones, creyendo que el 'sistema de pensión alimenticia' estaba destinada a crear 'padres trabajadores esclavizados en la pobreza' quienes entregaban recursos a una 'nueva generación hiper-consumista sin fortalezas laborales ni académicas'. Pero a nadie le importó su muerte, al fin y al cabo, él era sólo un paranóico.