Higombre





Me arrancaron el corazón, y se dieron cuenta que era algo duro y oscuro y seco. Alguien quitó la cáscara y descubrieron un interior dulce, rojo, jugoso, salpicado de pepitas doradas. Este fruto nunca hubiera existido de esta manera, si no fuera por la agaónida que murió en su interior.