Cómo destruir al anarquismo en 7 pasos



1.- Hay que evitar la idea de que el anarquista es una persona de barriobajo. Es necesario difundir la imagen de que ser anarquista es ser una persona cool, un estudioso universitario, un intelectual guerrillero. Mucha biblioteca. Hay que citar a Bakunin, Tolstoi, Proudhon; hay que usar nombres exóticos. De esta manera, el 80% de la población (trabajadores, jubilados, niños y dueñas de casa) verán a la ideología anarquista tan inalcanzable como la termodinámica.

2.- Sacar a la luz sus contradicciones, aunque vengan de su aleatoria variedad de tendencias. Preguntar porqué tienen tanto miedo de postularse a participar de elecciones, o porqué son tan perdedores y no ocupan un cargo de liderazgo, porqué no pueden usar dinero, porqué tienen que ocultarse si dicen que "el anarquismo es bueno". Lo importante no es saber si ellos tienen o no la razón, la idea es embolinar la perdiz con larguísimas discusiones conceptuales; en cada asamblea, en cada foro de internet, en cada grupo de Feísbuc.

3.- Ofrecerles trabajo muy bien remunerado (un salario proporcional a su nivel de rebeldía), tal como el caso de Pablo Ortúzar (ayer un anarko-punk, hoy un intelectual neoliberal). ¿Cuántos jóvenes anarquistas terminan usando corbata en su adultez? Muchos. Si no aceptan la oferta porque rehuyen del dinero, entonces no les quedará más opción que vivir de la caridad; y si alguno recurre al altruísmo para justificar su pobreza, pues llamémosle "santo" (nada mejor que usar un apelativo cristiano para desviar la atención).

4.- Tomar las practicas anarquistas usadas en la Europa de hace 100 años, renovarlas con ropajes modernos y masificarlas como moda. Como ejemplo, los adolescentes dirían: "Estoy aburrido, tomémonos una propiedad deshabitada y divirtámonos en la okupa antes que nos pille la policía; pero cuando llegue, les tiramos piedras" - Da lo mismo si lo hacen con nobles intenciones, saldrá en los noticieros y la gente dirá "esos delincuentes".

5.- Reducir la revolución a una simple "guerrilla urbana". Es mejor luchar contra los guardias entrenados-pagados por el Estado (policia), para que los anarquistas gasten energía y recursos en "peleas controladas". Eso será mucho más emocionante para el anarquista, que enfrentar directamente al oligarca en su oficina del piso 33. Además hay que organizar marchas sólo en la ciudad (autorizadas para que sean masivas), para que las máquinas retro-excavadoras puedan nivelar sin interrupciones los terrenos indígenas y las reservas naturales. Al fin y al cabo, "marchar soluciona muchas cosas".

6.- Usar la victimización como arma. Hay que infiltrar en el anarquismo una postura auto-complaciente. Así, cada vez que ataquen al anarquismo, éstos adoptarán una posición de víctima; porque las películas gringas ya se encargaron de inocular la idea de que "los buenos sufren mucho y al final siempre ganarán". - Finalmente, los anarquistas pensarán así: "¿Vienen con vehículos blindados? Respondamos con una lastimera molotov, así nos recordarán como románticos soldados."

7.- Que rechacen los adelantos tecnológicos. Que entiendan que la internet, la TV, el bitcoin, el smartphone, (etc), son instrumentos del diabólico capitalismo que pretende esclavizar en el consumo a los pobres trabajadores. No obstante, hay muchos anarquistas que usarán tecnología en la clandestinidad y con cierto pudor de caer en la inconsecuencia del discurso. Lo importante es evitar a toda costa que los anarquistas aprendan a usar las mismas armas (las metafóricas y las tangibles) que la élite usa para controlar al vulgo.







0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no tienes una cuenta de Google, recomiendo identificarte con Nombre/URL en el apartado "comentar como". En lo posible, no usar la opción anónimo. La idea es poder entablar un diálogo a través de los comentarios.