Soñando el año 2019



Ayer me puse a ver BladeRunner (1982) antes de quedarme dormido... y soñé con el futuro.
En este caso, no soñé una descripción de los "avances tecnológicos" del año 2019, tal como se muestra en la película. Más bien soñé con una explicación DETALLADA del modelo económico de ese entonces.

Tal modelo, había nacido de cierta persona que halló casualmente la manera de neutralizar matemáticamente el algoritmo de las transacciones monetarias a nivel global. Así pues, el dinero como abstracción (lo que hace que un papel con numeritos sea tan importante) bajó su confiabilidad estrepitosamente en muy poco tiempo, de modo que el criterio de riqueza sería finalmente el agua (y no el oro o el petróleo).

Durante la tarde, ansioso por la curiosidad busqué en Internet informaciòn acerca de la distribución y cantidad de agua en el planeta, y si era conveniente "fabricarla" (desde el oxígeno+hidrógeno). Asombrosa sorpresa me llevo al enterarme que llegará un punto, en el que seremos tantos seres humanos (y el aumento de la industria que satisface las necesidades humanas) que el ciclo del agua se verá irreversiblemente desequilibrado. Según expertos de la década de 1980, esto ocurriría alrededor del año 2019.

Mientras duraba mi asombro, recordè los patrones matemáticos relatados en el sueño y los escribí en una hoja de papel. Madame Epifanìa se apoderó de mí. Yo había sido esa persona que halló casualmente la manera de neutralizar matemáticamente el algoritmo de las transacciones monetarias a nivel global.








0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no tienes una cuenta de Google, recomiendo identificarte con Nombre/URL en el apartado "comentar como". En lo posible, no usar la opción anónimo. La idea es poder entablar un diálogo a través de los comentarios.